25/1/10


PONTEVEDRA/VIGO.(MORRAZO-TRIBUNA).- El Celta no pasó del empate a un gol en su visita al campo del club del intermediario Petón (el conocido sabelotodo que ha ganado fama en sus predicaciones televisivas y radiofónica, donde ahora -una vez acomodado- ya no se expresa con aquella humildad de antaño que le hizo entrar suavemente al trono de la popularidad).
La prensa de este lunes en Vigo habla de decepción. Tal vez después de la Copa esperaban un Celta arrollador en El Alcoraz. A nosotros no nos sorprende lo habido. Por veteranía o por lo que quieran, pero casi lo esperábamos.
Ya lo dijo Eusebio al final del partido : «Volvemos a la realidad, a nuestra competición, muy disputada, mucha igualdad en todos los equipos y partidos. Tuvimos enfrente a un buen equipo, solidario como el Huesca y sabíamos que íbamos a tener dificultades como así ha sido. Los jugadores le han puesto intensidad, trabajo y garra para conseguir algo positivo. Un punto que creo que justifica lo que hemos hecho».
Y así, entre equipo solidarios y demás gaitas del lenguaje de los entrenadores, no acabamos de escapar de una vez del tren de cola de esta maldita Segunda a la que nos tiene tan acostumbrados la gestión del Gran Mouriño. Para el entrenador, en todo caso, no hay motivos de preocupación y podemos dormir tranquilos respecto a la suerte que va a correr el Celta : «Volvemos a la realidad, a nuestra competición, muy disputada, mucha igualdad en todos los equipos y partidos. Tuvimos enfrente a un buen equipo, solidario como el Huesca y sabíamos que íbamos a tener dificultades como así ha sido. Los jugadores le han puesto intensidad, trabajo y garra para conseguir algo positivo. Un punto que creo que justifica lo que hemos hecho».
RESUMEN
HUESCA: Doblas; Robert, Corona, Dorado, Juanma; Helguera, Sastre (Sorribas, 81'); Gallardo (Iriome, 69'), Camacho, Rico (Vegar, 77'); y Rubiato.
CELTA: Falcón; Toni, Catalá, Jordi, Hugo Mallo; López Garai, Saulo (Trashorras, 62'), Bustos, Vasco Fernandes (Lago, 46'); Danilo (Botelho, 79') y Joselu.
Goles: 0-1 (33') Corona, en propia puerta. 1-1 (38') Camacho.
Árbitro: Melero López (malagueño). Expulsó en el minuto 37 al entrenador del Huesca, Antonio Calderón, y en el 87 al segundo entrenador, Jesús Paredes. Amonestó a Iriome, Corona, Danilo, López Garai, Mallo, Saulo, Bustos y Jordi.
El Huesca no pasó del empate frente a un rival directo en la lucha por la permanencia como el Celta, en un partido en el que -si ganaban- ambos sabían que podían asentarse en la zona tranquila de la tabla. Al final, justo empate en El Alcoraz.
APUNTES
Para Marín Pena, de la radio oscense de los Obispos, "El Huesca, en el último partido de la primera vuelta, sólo pudo sumar un punto ante el Celta en un partido que no fue brillante pero sí de mucho trabajo y de mucha igualdad. El arbitraje también trajo de cabeza a los oscenses que vieron cómo les anulaban dos goles, uno por falta, y otro por fuera de juego, además de expulsar a los dos entrenadores del Huesca, Antonio Calderón y Jesús Paredes, y de cometer muchos errores".
Para Julio Bernardo, del Faro de Vigo, la realidad es que estamos "De regreso en la trinchera, el Celta saboreó de nuevo el lado más prosaico del fútbol con un afortunado empate en El Alcoraz que pone freno a la prometedora dinámica del conjunto de Eusebio y siembra de minas el camino de los celestes, que no encuentran sosiego. Concluida la primera vuelta, el descenso acecha a la vuelta de la esquina y la magia desplegada en la Copa no basta para desvanecer la sensación de que a este equipo le esperan tiempos difíciles. El Huesca, al menos, lo desactivó con muy poco en un partido muy deslucido, que pudo acabar en desgracia de no haber mediado un mal árbitro".
Para el cronista del Heraldo de Aragón, en su edición de Huesca, "Será el primer partido en la historia del Huesca que logrando cuatro goles y el rival ninguno tiene que conformarse con un empate a uno. Marcó Corona, pero en la puerta equivocada. Anotó Camacho, para deshacer el entuerto. Y goleó Juanma por partida doble, pero sus remates de cabeza, limpios como los chorros del oro, no subieron al marcador. Las razones las tendrá Melero López, trencilla de ademanes altivos, que vio una falta muy dudosa en el primer lance y señaló un fuera de juego inexistente en el segundo.
Ya son al menos cuatro tantos los que se le han anulado de forma errónea al equipo azulgrana, que tiene ganado su derecho al pataleo aunque le toca morderse la lengua porque al pobre se le pide resignación cristiana y que ponga la otra mejilla. De lo contrario, el peso de la ley lo aplasta sin misericordia".
Y para Concesa Gallán, del vigués Atléntico Diario : "El Celta volvió ayer a ser el equipo irregular de la Liga que coquetea con los puestos de descenso y sin nada que ver con el sensancional conjunto que empató en Copa ante el Atlético de Madrid, respecto al cual Eusebio introdujo diez cambios en la alineación. En Huesca arrancó un punto y un empate (1-1), con buen partido en defensa pero sin ataque, e incluso el gol céltico fue logrado en propia meta por los oscenses. El Celta acabó así la primera vuelta a un punto del descenso.".
¿Qué añadir por nuestra parte?. Pues mire usted, amigo Mouriño, dirìamos que "¡sin novedad, señora baronesa...!"