31/1/10

OURENSE.(MORRAZO-TRIBUNA).- Les echaron un pulso. Baltar padre y Baltar hijo eran conscientes de ello. Desde la cúpula del PP gallego -aunque no se manifestaba- se ansiaba otro resultado... pero amigo, Baltar es mucho Baltar. Y lo de la red caciquil valdría si el resultado hubiese sido otro, pero con la diferencia habida, ya parece un poco broma pesada justificarlo en el pago de favores de antaño por parte del padre... Baltar hijo manda desde esta tarde en el PP ourensano. Y a partir de ahí, a quien Feijóo se la de, que no olvide que debe llevar también -como antaño- la bendición de Baltar. Porque de lo contrario...ya veremos de qué va la cosa. No es cosa de echarse al monte, pero los Baltares siempre tuvieron esa posibilidad llegado el caso. Y la van a seguir teniendo...
El caso es que José Manuel Baltar Blanco toma el relevo de su padre, José Luis Baltar Pumar, al frente de la presidencia del PP de Ourense, tras haber conseguido 723 de los 1.201 votos emitidos en el XV Congreso Provincial de los populares celebrado este sábado en la capital de la provincia. Su rival, Juan Manuel Jiménez Morán, logró el apoyo de 433 compromisarios, el 36,05% del total, frente al 60,19% obtenido por el actual vicepresidente del Parlamento de Galicia.
En declaraciones a los medios, Baltar ratificó nada más concluir el congreso que ni Morán ni su entorno formarán parte de su equipo, por su falta de lealtad al partido, un discurso que se diferenció del de su padre, quien abogó por «un esfuerzo por la unión» para que «se recomponga toda la unidad del partido, si quedó dañada».
Con un discurso centrado en cifras, José Manuel Baltar expresó su deseo de renovación en las listas, si bien prometió que, de salir victorioso, su padre seguiría «sin ninguna duda al frente de la Diputación provincial» . «Ourensanismo, galleguismo y personas» fueron tres de los argumentos esgrimidos por Baltar hijo respecto a un proyecto, para el que, por encima de todo, pidió «lealtad» a su equipo.