27/1/10





¡Pero qué feliz se ve a Mouriño en México...!

Estimado Director:

Lo de la fusión de las “caixas” es una cuestión que a los tertulianos celeste del café a media mañana, en un local hostelero céntrico de Vigo, les lleva su tiempo. En la sesión de este lunes, apareció un tertuliano con un amigo suyo de Madrid el cual, al parecer, dice estar muy enterado de los asuntos de Galicia que se cuecen en la capital del Estado.
Por lo que se ve, dentro del Partido Popular, en Madrid, se está creando una situación delicada ya que Rodrigo Rato, próximo Presidente de Caja Madrid y muy influyente en el Partido Popular, tiene la idea de plantear un acercamiento a “Caixagalicia” para con otras “cajas” montar una especie de fusión, de las que, ahora, se llaman virtuales. Tal operación va contra los planteamientos que el Presidente gallego, Núñez Feijoo, tiene para las “caixas” gallegas. Y en medio, está Rajoy que, por ahora, navega, aunque, según el enterado de Madrid, al final apoyará a Núñez Feijoo.
Después de esta entrada y hablando de influencias, saltó a la arena de la tertulia el jubilado de Citröen, diciendo que “para influencias las de la familia Mouriño en Campeche, Méjico”.
Este, el jubilado de Citröen, entre su amigo-pariente mejicano de Campeche y lo que lee en los periódicos de allí, ilustró a los tertulianos sobre las últimas andanzas de Carlos Mouriño Atanes, empresario mejicano de altos vuelos y mucho carburante así como activista político dentro del partido PAN, así como de los protagonismos allí de su familia.
Al parecer, como consecuencia de la inauguración, en Campeche, de un busto con la figura del hijo fallecido, de María de los Ángeles Terrazo y Carlos Mouriño, apareció un líder del frente independentista “Emiliano Zapata” cuyo nombre es Luís Antonio Che Cu, lanzando tomates contra el mencionado busto y poniendo pancartas en contra de que tal busto se haya puesto en el lugar que está.
Ante la actitud del tal Che Cu, según cuenta el jubilado de Citröen, Maria de los Ángeles Terrazo, esposa de Carlos Mouriño, acusó al líder independentista, Chu Cu, de vándalo y provocador.
El Che Cu no se quedó a la zaga y volvió aparecer por el lugar para denunciar a María de los Ángeles Terrazo y decir que se van a ver en los Tribunales.
En esta ocasión, según el jubilado de Citröen, el pacífico es Carlos Mouriño ya que, con su hija Marian, aquella que era directora de no sé cuantas cosas en el Celta y que se fue para Méjico, puso la primera piedra de un complejo deportivo en Campeche, Méjico. 
Para este complejo deportivo, al parecer, destinó cuatro millones de dólares que salen de su grupo de empresas GES, de Méjico. El complejo deportivo va a disponer de 11 canchas de tenis, dos campos de fútbol, uno de “pasto”  artificial y otro de “pasto” natural, alberca ( léase piscina) y un gimnasio. Por lo que se ve, hay un nieto de Mouriño al que se le da muy bien el tenis.
En el acto de la puesta de la primera piedra, intervino Marian, la hija de Mouriño (la que,  entre otras brillantes ideas, introdujo al Celta en el mundo de los amuletos), para anunciar la creación de unas becas para tenistas mejicanos.
Las fotografías daban a un Carlos Mouriño feliz, demostrando que el como gran político que es, sigue la máxima de “todo por el pueblo y para el pueblo”. No se sabe si alguien de los presentes en el solemne acto, gritó ¡Viva Pancho Villa!.
Si no paran al jubilado de Citröen este lunes, seguiría hablando de los avatares de las tintorerías, de los transportes especializados, de las inmobiliarias, de la gasolineras, etc. de la familia Mouriño en Méjico.
La señora de Matamá, también se acordó de Mouriño pero por sus actuaciones en Vigo. Ella, de Mouriño en Méjico no sabe nada. Pero de lo que dijo en Vigo en relación al Celta se acuerda de casi todo.
Así recuerda cuando Mouriño, anestesiado por acceder a la Presidencia del Celta y en los momentos de sus grandilocuentes declaraciones, manifestó “nosotros no vamos a regalar entradas como se hacía antes”. Pues bien, la realidad es que donde antes de ser Presidente Mouriño se regalaban diez entradas, ahora se regalan al parecer cien...
Y la buena de la señora de Matamá, suelta. “Mouriño, si no tuvieras eso que llaman  el cinismo de  los políticos, te tendría que caer la cara de vergüenza”.
El que una vez más fue enigmático en su comentario, fue el abogado habitual en la tertulia. Según él, en la vida hay actos que delatan a las personas y en el palco del Vicente Calderón, con motivo del partido de Copa que jugó el Celta contra el Atlético de Madrid, hubo un abrazo de Mouriño con alguien... que puede poner, en evidencia, muchas cosas referente al concurso del Celta.
Director, esperemos que, algún día, este abogado cuente, en la tertulia, lo del abrazo.
Para el representante de Farmacia, el equipo no acaba de despejar sus dudas en la Liga , mientras que en la Copa está dando un alto rendimiento. El problema se centra en la Liga ya que la clasificación es preocupante pues, sólo separa un punto al Celta del descenso. Los tres próximos partidos de Liga tienen su aquél ya que se va a Soria, contra el Numancia, visita el Salamanca a Balaídos y se va a Valencia contra el Levante. Veremos cómo responde el equipo.
Director, hay que ser positivos... ya que tenemos a un Presidente del Celta que pone primeras piedras en Méjico y, además de las piedras, también pone cuatro millones de dólares para construir el complejo deportivo en el que va a jugar al tenis su nieto. Por eso, Mouriño está feliz en Méjico. Pues que lo siga estando. Algunos, por no decir muchos, se lo agradecerán.
Y termino; cuando ya nos levantábamos de la tertulia de este lunes, la señora de Matamá preguntó : ¿ y qué me decís del Celerino?. Ante la cara de sorpresa de los presentes, la señora de Matamá explicó que, en el fin de semana, Mouriño se puso nervioso, al llamarle Papadopoulos y decirle que el Dínamo de Zagreb no quería soltarle los 800.000 euros que le debe, de paso que le daba la libertad. Si hay que pagarte, que nos pague el Celta por dejarte ir para allá... parece que le dijo un militar -ahora directivo del Zagreb- al fenómeno griego venido a menos que quería fichar el Gran Mouriño. Todo parece indicar que en previsión de que se pueda ir al carajo lo de Papadopoulos, el dueño del Celta ordenó algo así como ¡Torrecilla, manda venir a otro...!. Y ahí es donde aperece Celerino que, haciendo honor a su apellido, tomó tal celeridad en cuanto le llamaron, que pensaba comer a mediodía en Madrid y por la noche cenar este lunes en Vigo tras haber salido de madrugada Livorno, en donde se lo querían quitar de enmedio cuanto antes. Viene alquilado, tiene 23 años, es argentino pero con pasaporte italiano, jugó en Argentina, Perú, Chile e Italia y... ahora le toca España, explicaba la señora de Matamá.
"Pues hay que reconocer que los fichajes del Gran Mouriño son siempre muy llamativos, muy sonoros : el bombón Rosada; ahora el Gastón Celerino... fijate si llegase a fichar a Papadopoulos, lo que serían las retransmisiones : Papadopoulos se la pasa a Celerino,  ¡qué categoría!", decía ya en la puerta de la cafetería, el jubilado de Citroen.
En fin, el lunes que viene -cerrado el plazo de fichajes-  ya sabremos si tenemos a los dos, o solamente uno, no vaya a ser que quien sabemos se gaste aquí demasiado y luego no haya para el tenis.
Saludos.
Manuel Galocha 25-1-2010.