14/12/10

 Redacción de MORRAZO TRIBUNA - [Pontevedra] [Vigo] [O Morrazo]
Ofrecemos a continuación el amplio reportaje que publica MORRAZO TRIBUNA en su edición impresa del mes de diciembre. Para LEERLO AL COMPLETO deben ustedes pulsar en el titular de esta informaciòn y se abrirá en toda su extensiòn en ventana aparte.
_____________

El eje -en autopista- VIGO-PONTEVEDRA es utilizado a diario por miles y miles de habitantes de O Morrazo. No tienen otra alternativa si quieren ir medianamente rápidos. Hoy, hacer Pontevedra-Rande (AP-9) - Cangas (Corrredor) es bastante más rápido que eternizarse en la vieja carretera Pontevedra-Cangas. Así engordamos cada vez más el bolsillo de la concesionaria de la AP-9, cuyos empleados responden a una extraña maniobra desde hace años : la de no entregar ticket del pago, salvo que expresamente lo solicite el usuario. Algo que nos lleva a preguntar...


¿Por qué en la AP-9 los taquilleros no hacen ni 
el ademán de entregar el recibo del peaje abonado?
Usted va a un bar, pide un refresco, paga y -sin que tenga que solicitar nada- le ponen ya por delante el ticket que refleja el precio de lo que paga... Y así en la carnicería, en la tienda de comestibles y en todas partes. Bueno, en todas no : en la llamada Autopista del Atlántico, usted paga y salvo que lo pida expresamente : ¡deme usted el ticket!, no le entregan el comprobante de que ha pagado. ¿Qué se esconde detrás de esta lamentable costumbre?. ¿Tienen orden los taquilleros para operar así?. ¿Por qué no entregan la vuelta del dinero que se les da, con el ticket correspondiente?. ¿Por qué en otras autopistas de España no hacen lo que aquí mal se hace?. ¿Por qué ahí al lado, en Portugal, te dicen bom día!, pagas, te dan la vuelta con el ticket y lo acompañan con un obrigado e boa viagem!?. Aquí ya no pedimos tanta educación y excelente trato, aunque algún que otro taquillero es cierto que se esmera -aunque no tanto-. Aquí pedimos que entreguen al momento el ticket y que no haya que pedirlo expresamente... Cuando esto último se hace, cuando se les solicita, observamos que -entonces- el taquillero accede con sus dedos a una máquina y de ahí sale el ticket... De inmediato nos asalta la pregunta : ¿si no pedimos ticket, no accionan la máquina?...
Cansados ya en años, de soportar esta falta de buena costumbre para con el usuario, hartos de tener que pedirlo siempre expresamente, preguntamos un día no lejano a una taquillera : ¿por qué tienen ustedes la manía - todos ¡eh!, prácticamente todos- de no entregar el ticket si no se lo solicitan expresamente?. Con voz titubeante, la empleada refería : bueno, es que verá...así evitamos que los que no lo desean, después lo arrojen al suelo de la autopista cuando arrancan de nuevo... Una explicación que no tiene mayor sentido, pues si el usuario no quiere el ticket, con rechazarlo cuando se lo fueren a dar, sería suficiente... ¡Ah! -pensamos nosotros- pero en ese caso, el empleado ya habría dado con los deditos en la máquina expendedora del ticket -que está en la cabina-...
No estamos acusando a la concesionaria de esta autopista de nada. ¡Líbrenos Dios!. Sabemos que declara hasta el último céntimo todo lo que recauda. Pero -extrañamente- sus operarios -en infinita mayoría- suelen no dar el ticket salvo que se les solicite expresamente. El empleado le da la vuelta en la mano al usuario, pero a pelo, sin acompañamiento de ticket - justificante alguno... ¿Por qué hemos de admitir esto como normal?


Obligación básica frente al usuario : 
entregar siempre el ticket

Una de las obligaciones básicas frente a los consumidores (en este caso usuarios de la autopista), sin perjuicio de la normativa general y autonómica en materia de defensa de los consumidores y usuarios, es la de Entregar factura, recibo o documento acreditativo de la operación realizada debidamente desglosado en su caso, salvo que el consumidor renuncie expresamente a su entrega. Así de claro. 
Y si yo no estoy diciendo -cuando estoy pagando-, que no me den ticket, si no estoy renunciando expresamente a su entrega... se entiende que sistemáticamente me lo tienen que entregar y que yo no tengo que estar suplicándolo tras pagar y ver que me dicen gracias y nada me entregan.

3 euros por usar la autopista, entre Vigo y Pontevedra, es caro. Una autopista con muchos defectos, como es sabido, y con un nivel de mantenimiento que hasta hace poco -en que asfaltaron-, dejaba bastante que desear. Es un negocio redondo, con la infinidad de vehículos que utilizan este tramo de la AP-9, pero el servicio que se ofrece es lamentable : el único lugar de servicio de cumbustibles y área de restauración, al margen el lamentable aspecto de limpieza que muchas veces ofrece, es un sitio que abre a las 6 de la mañana y cierra a las 12 de la noche. Así lo viene haciendo desde que se inauguró -hace décadas- la autopista. De noche sigue habiendo tráfico importante, pero ahí te pudras... no hay gasolina, no hay café y el lugar, encima, aparece un tanto tenebroso... Una autopista que camina, tiempo al tiempo, hacia la implantación de máquinas automáticas que hagan las veces de los cobradores... De momento fuerzan al uso de “telepeaje” so pena de frecuentes colas... 
Nadie quiere hablar del futuro; pero visto lo que viene sucediendo en Portugal, entre algunos empleados de la AP-9 ya se teme que no tardará mucho en llegar aquí el “invento” cobrador-mecánico. Este supondría incrustar en el faldón de la actual cabina de pago, una serie de ranuras y mecanismos, en donde se introduce el ticket de acceso a la autopista, la máquina va dando instrucciones -grabadas- al usuario : efectue el pago en monedas, billetes o tarjeta de crédito... El automovilista paga con el medio que desea, la máquina le sigue hablando : recoja el ticket y recoja la vuelta si procede... finalizado el proceso se levanta la barrera y... el usuario continúa viaje. Este es el futuro que a Portugal ya llegó y que aquí, quien más, quien menos, piensa que no tardará en llegar... La empresa se ahorraría los sueldos de los taquilleros, tiene el gasto inicial de implantar las máquinas cobradoras, pero a la vuelta de un tiempo todo es ganancia... En Portugal ya está en la autopista central Valença-Lisboa... ¿cuanto tardará en llegar aquí?. Una cosa si es cierta, si un día llega, la máquina -eso sí- nos dará siempre ticket...

¿Pero qué broma es esta de los tickets fuera de hora...?

En la última página de esta edición de MORRAZO TRIBUNA hallarán ustedes un interesante reportaje sobre la ya famosa historia de los tickets-comprobantes de pago, en la llamada Autopista del Atlántico (AP-9). A nadie se le oculta que el funcionamiento, el servicio que ofrece esta autopista tan irregular (tramos con una calidad de asfalto, otros con otra inferior, tramos con arcenes suficientes, otros con arcenes insuficientes, otros casi sin arcenes, áreas de servicio deficientes y con horarios lamentables, etc.etc.etc.) todo esto deja mucho que desear. Para colmo, cuando aparece la nieve y el hielo  -y no ha sido la primera vez-... apaga y vámonos : tanto que el ministro de Fomento, José Blanco, ha ordenado abrir una investigación acerca de las circunstancias que provocaron el cierre de la Autopista del Atlántico (AP-9) entre A Coruña y Santiago de Compostela el primer viernes de este mes de diciembre, durante unas dos horas. En fin...
Pero volviendo a lo que contamos en la última página, con respecto a la mala costumbre de no entregar con la vuelta de lo que paga el usuario, el correspondiente ticket : no lo niegan, si se exige; pero como no lo pidas, apañado vas, levantan la barrera, se hacen el loco y... ¡hala!, siga usted viaje.
Pero escrito ya el reportaje que incluímos en última página, hemos descubierto una nueva historia sobre esto de los tickets. Siguen en la misma, de no darlo si no se pide... pero, ahora, de un par de semanas para aquí, resulta que si pides el ticket, ahora -así nos ha pasado 4 veces ya- no le dan a la máquina para que de allí salga uno, es decir, que se emita e imprima en el momento en que uno paga... te dan uno que suelen tener a mano, ya impreso, con un horario anterior al que refleja el reloj en el momento en que has pagado... es decir, te dan un comprobante de haber pasado por allí y pagado, a las 22,27... cuando en realidad eran ya las 22,45, pongamos por caso (acompañamos el ticket de ese día)... Así nos la hicieron dos veces, “tragamos” en dos ocasiones para ver a dónde llegaban : lo intentaron una tercera vez y...¡claro!, la montamos : exigimos el ticket impreso al momento, con el horario verdadero y no aquella trapallada que se nos ofrecía... Nos la volvieron a intentar hacer una cuarta vez, la taquillera tenía cuatro tickets ya impresos y sueltos encima de su mostrador, no fue a la máquina a imprimir un ticket, como siempre hacían cuando se les exigía -porque ellos, per se... no suelen darlo-; fue su mano a donde estaban esos tickets sueltos... me dio uno, lo cogí, vi que era de un cuarto de hora antes de la hora en que yo había accedido con mi coche al peaje y le dije... ¿pero qué broma es esta... a que juegan ustedes?. Sonrió levemente. Me dijo que no me pusiera así... extendió su mano a la máquina, imprimió uno, desde luego que en hora de aquel instante  y... hasta hoy en que escribo estas líneas y añun no he vuelto a pasar por ese peaje.
¿Creen ustedes que esto es serio, que es normal...?
Igual que el Ministerio investiga y toma nota del atasco y parón de dos horas en la autopista por climatología adversa, podría también poner orden, si le parece oportuno, en estas extrañas historias de los tickets, el adecuado funcionamiento horario -adapatado a la demanda actual- de las áreas de servicio y todas cuantas deficiencias se observen. 
Ya no nos llega con pagar -y bien caro- para circular por una AP-9 que tiene trazado bastante peligroso en algunas zonas, demasiadas estrecheces -como te quedes averiado en uno de esos tramos casi sin arcén, te juegas la vida...-; no llega con todo eso, para que jueguen con nosotros, ticket va, ticket viene... ¡Ya basta!.
XAVIER BOSCH