LA MAREA DE RUBÉN

Era raro que algún personaje político -de estos que no entienden ni entenderán de qué va y lo que supone el asunto del fútbol en este país- no metiera la cuchara en la sopa de la reforma del estadio de Balaidos. La Marea de Rubén, en Vigo, ha planteado que el Real Club Celta de Vigo "debería ceder parte del ingreso por venta de entradas y abonos" para así "compensar la fuerte inversion" que la Deputación de Pontevedra y el Ayuntamiento de Vigo están realizando. El amigo Rubén ya ha soltado la retahila propia al caso : el Celta "usa en régimen de monopolio el estadio", "es necesaria la redacción de un nuevo convenio de colaboración entre el Celta y el Ayuntamiento, para que el mantenimiento del estadio y el coste de la renovación sea amortizado mediante la participación pública de los ingresos por el usufructo de la infraestructura... y tal y tal y tal".
Nada nuevo bajo el sol. Cíclicamente aparecen en escena este tipo de personajes que siguen sin enterarse de lo mucho que para Vigo supone tener un club en Primera División, lo que aporta, lo que induce en la economía local, lo que representa en imagen... Y siendo imposible hacer entrar en razón al político ciego, ha sido una lástima que en vísperas del 24-M pasado, el tal Rubén no se pusiese con una pancarta protestando a las puertas de un partido -de fútbol- en Balaídos. Ya veríamos si su Marea sacaba tres concejales... Protesta ahora, a toro pasado, cuando no corre riesgo la poltrona. ¡Qué país!. -JUAN de la OLIVA