Pontevedra : la carretera vieja de Marín será pasada a peine fino por la Guardia Civil

La agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra intensificará su presencia en la llamada carretera vieja de Marín para garantizar la seguridad de los ciclistas. Se prevé incrementar los controles de velocidad mediante radares móviles, una medida que se complementará con la supervisión que llevarán a cabo los agentes para verificar que se cumplen las distancias de seguridad. El colectivo ciclista Masa Crítica ha presionado estos días y en el transcurso de una reunión mantenida por representantes de Masa Crítica Pontevedra trasladaron a responsables de la Guardia Civil de Tráfico medidas que consideran urgentes para mejorar la seguridad de la PO-546. Instaron a reducir el límite de velocidad de 60 kilómetros por hora a 50 en un tramo de esta carretera, concretamente en el entorno de la curva del pazo de Lourizán.