Deputación : el vicepresidente Mosquera pone en marcha sus planes de movilidad y tratamiento de resíduos

La Diputación de Pontevedra y los ayuntamientos de O Salnés iniciaron ayer una nueva etapa de colaboración para desarrollar proyectos en materia de movilidad y residuos. La reunión entre los representantes de la institución provincial y los alcaldes y concejales convocada por la Vicepresidencia fue acogida con satisfacción por los asistentes y con buenas expectativas de cara al futuro.
En el encuentro estuvieron presentes el vicepresidente, César Mosquera; los diputados Xosé Leal y Santos Héctor; el asesor de movilidad, Jesús Fole Osorio; y el asesor de residuos, Carlos Pérez Losada, por parte de la Diputación. Por parte de los ayuntamientos asistieron los alcaldes de Sanxenxo, Gonzalo Pita; de A Illa de Arousa, Carlos Iglesias; de Meaño, Lourdes Ucha; y de Meis, José Luis Pérez. También acudieron en nombre de sus regidores el concejal de Obras de Vilagarcía de Arousa, Lino Mouriño; el primer teniente de alcalde de Cambados, Víctor Caamaño; la concejala de Obras, Medio Ambiente, Servicios e Infraestructuras de O Grove, Ángeles Domínguez; y los concejales de Cultura y de Obras, Servicios y Urbanismo de Ribadumia, María del Mar Rey y Enrique Oubiña, respectivamente. El único municipio convocado que no envió ningún tipo de representación fue el de Vilanova de Arousa.
El objetivo de la reunión era poner a disposición de los ayuntamientos toda la información y colaboración de la Diputación en áreas en las que, hasta ahora, la institución provincial no estaba trabajando.
La primera de estas áreas es la de movilidad, que abarca tanto la seguridad  vial como la accesibilidad. Mosquera señaló que la provincia de Pontevedra presenta uno de los peores datos de siniestralidad de toda España, "algo que repercute en el precio de los seguros -también de los más caros de España- y significa un gran número de accidentes y de lesionados y muertos".  Por todo ello apuntó que la Administración provincial quiere implicarse y minimizar dentro de lo posible el número de accidentes, entendiendo que debe haber un equilibrio entre los tránsitos rodados y los peatonales. En referencia a la accesibilidad recordó que la normativa obliga a los ayuntamientos a que todos los espacios públicos estén adaptados.
Mosquera indicó que los ayuntamientos pueden seguir diferentes caminos para cumplir los requerimientos en esta materia, elaborando sus propios Planes de Movilidad Urbana Sostenible y Segura (PEMUSS), que hasta ahora contaban con financiación de la Dirección General de Tráfico, o bien siguiendo objetivos concretos, menos abstractos y más ejecutables a corto plazo."En Pontevedra seguimos esta vía, y el criterio para las aceras, por ejemplo, era que se pudieran cruzar dos paraguas abiertos. Eso cambió la concepción de muchos proyectos", explicó.
Para poder asesorar a los ayuntamientos la Diputación de Pontevedra contrató al arquitecto Jesús Fole, que ayer se puso a disposición de los alcaldes y concejales presentes y ya concertó algún encuentro para hablar con los técnicos municipales. Fole insistió en la importancia de la implicación de la ciudadanía a la hora de aplicar las políticas de movilidad y recordó que la experiencia obtenida en Pontevedra sirve para aprender de los errores y de los aciertos sin tener que copiar ningún tipo de actuación, ya que cada localidad tiene una personalidad propia. "No estamos aquí para marcar o dictar nada, sí para ver las ideas de ciudad que tenéis -dirigiéndose a los asistentes- y compartir lo que sabemos", subrayó.
Finalmente, Mosquera anunció a los miembros de la reunión que, si bien apenas hay fondos en el presupuesto provincial de este año, si hay interés por parte de los ayuntamientos podría hacerse una modificación de crédito para habilitar recursos y así dotar de financiación determinados proyectos en este mismo ejercicio.
La segunda área en la que la Diputación aspira a hacer un trabajo de colaboración es la de recogida y tratamiento de residuos. La normativa europea marca que, para el año 2020, la mitad de la basura que genera cada municipio tendrá que ser reciclada o reutilizada, lo que prácticamente obliga a un tratamiento específico de los residuos orgánicos para poder alcanzar los objetivos. En 2017 habrá ya una primera evaluación para ver si se van a cumplir esas exigencias, y cabe la posibilidad de que se apliquen sanciones económicas que recaerían en los ayuntamientos, ya que son los que tienen las competencias para actuar.
Mosquera explicó que los ayuntamientos pueden escoger soluciones "adaptadas a su escala" rompiendo el exclusivismo de sólo estar en Sogama, de aplicar únicamente el compostaje o sistemas de biogás. "Hay que ver las posibilidades, ya que ahora hay tratamientos probados que se pueden aplicar" en cada territorio. Luego, añadió, se verá si la gestión sería de la Diputación o de los ayuntamientos.
Como primer paso el vicepresidente presentó al químico Carlos Pérez como asesor en materia de residuos. Éste manifestó estar en contra de la centralidad que representa Sogama, pero insistió en que no quiere entrar en "beligerancia" con su tipo de tratamiento. "Tenemos que centrarnos en lo factible y, a un plazo de dos años, eso es centrarse en detraer la parte orgánica de la basura 'in situ' en pequeñas poblaciones de menos de 2.000 habitantes", explicó. De hecho, propuso la creación de áreas de compost comunales que precisarían del sostenimiento de una empresa, pero evitarían el coste de su transporte. Como ejemplo puso la experiencia que está llevando adelante el Ayuntamiento de Allariz. En cualquier caso, apostó por una colaboración total en el asesoramiento sobre cualquier propuesta municipal que se plantee.
El diputado Xosé Leal, que será la persona en la que delegue César Mosquera los temas del día a día de sus áreas en la comarca de O Salnés, pidió a los representantes de los ayuntamientos que les transmitieran a los asesores "sus percepciones, porque sois los que conocéis las realidades y los defectos de vuestros territorios; y que os retroalimentéis con vuestras informaciones, porque ellos van a absorber todo como esponjas".
Leal también instó a los alcaldes y concejales a huir de polémicas y a trabajar en conjunto. Apuntó que la reunión de ayer se desarrolló en Vilagarcía de Arousa por ser el ayuntamiento de más habitantes de la comarca y que los próximos encuentros se podrán hacer con la mancomunidad (a elección de los ayuntamientos).
Como ejemplo de la receptividad a la reunión, el concejal de Obras de Vilagarcía de Arousa, Lino Mouriño, indicó la necesidad de buscar fórmulas de entendimiento entre todas las instituciones. Subrayó que "no hay problema en copiar otros modelos si vemos que funcionan" y matizó que cada ayuntamiento tiene problemas individuales que precisan de asesoramiento, por lo que aplaudió el hecho de "abrir camino para ver cuánto podemos recorrer".