9/8/15

Nazaré : gran encierro de ROMAO TENORIO, sublime actuación de JOAO MOURA jr. y de nuevo el clamor de la injusticia con TITO SEMEDO

La plaza de toros de Nazaré (Portugal) volvió a acoger, en la noche de este sábado, una de sus habituales corridas de toros estivales. Con gran entrada, mucha animación y un cartel atractivo, la verdad es que el espectáculo tuvo absolutamente de todo, como veremos en esta crónica de alcance.
La corrida a la portuguesa anunciada tuvo el ingrediente necesario para el éxito. Cuando el toro de verdad está en la plaza, poco hay que censurar. El toro manda, el toro pone orden, el toro pone a cada uno en su sitio. Y junto al toro de verdad, en la plaza de Nazaré, tres caballos de Joao Moura jr., llamados Barbero, Dellon y Aquiles, especialmente este último, soberbio.

Romao Tenorio : gran corrida de toros    
Entre los bueyes que vimos el jueves en Lisboa, impresentable encierro que solamente tenía kilos encima, de doña María Guiomar Cortes de Moura, y estos seis toros de este sábado, 5 de ellos excelentes, de don Francisco Romao Tenorio, hay tanto como de la noche al día. Bravos, codiciosos con el caballo, durísimo con los forcados el sexto... el "curro" de Romao Tenorio justificó la llamada del ganadero al ruedo, tras la lídia del quinto, para dar junto a cavaleiro y forcado, una merecida y aclamada vuelta al ruedo.
Estos toros de Romao Tenorio, que pastan en fincas de Arronches, Portugal, tienen origen murubeño y por tanto, suelen ser del gusto de las figuras, porque teniendo cierta caja, son propensos al engorde y acaban convertidos en bueyes, con escasa movilidad por el peso excesivo... Pasa con ganaderías hispanas de origen Murube, pasa con las portuguesas de igual origen... Pero mientras los de Guiomar Cortes (procedencia de Los Espartales -Murube&Urquijo-) fueron impresentables el jueves en Lisboa, aunque eso lo callan los escribas habituales del régimen taurino português, los de Romao Tenorio -salvo 2 de ellos, los otros 4 no entrados en pesos excesivos- resultaron la mayor parte excelentes, produciendo emoción, situaciones de riesgo y ... espectáculo.
Y llegamos así a donde siempre : nada tiene importancia en La Fiesta si sobre la arena no hay toros de verdad. La catedral del Toreo a Caballo (Lisboa) estropeó el jueves la noche que prometía, con un encierro "impropio para consumo", como diría el cronista gorrón de todos conocido en la Tauromaquia portuguesa actual.
La castiza plaza de Nazaré, que ahora dirige el empresario de la plaza de Albufeira (Algarve), Fernando dos Santos, honró a la Fiesta con un encierro digno del mayor aplauso. Toros de verdad, murubeños, sí, pero bien seleccionados en origen, encastados y dignos. El problema no está, pues, en el origen Murube, sino en la selección que algunos vienen haciendo, o el engorde descomunal (elefantes de 640 kilos...)... para complacer así a ciertos cavaleiros o rejoneadores que quieren toros con poca movilidad, que no aprieten en tablas, que no pongan apuros... Pero eso no es Toreo, eso no es emoción, eso es obra de teatro y echar al público de las plazas de toros...

Este sábado, en Nazaré, el maestro António Ribeiro Telles vió cómo de salida, el cuarto de la noche, le levantó por los aires junto a su caballo y los llevó casi a cuestas, empujándolos a trompicones, durante muchos metros, en paralelo a las tablas, no sucediendo una tragedia de verdadero milagro. Ahí estaba un toro de verdad. Y ahí fallaron el cavaleiro en su previsión y sus dos banderilleros que no estuvieron de salida atentos a fijar un morlaco que pedía los papeles a todos los que se le ponían delante.

Este sábado, en Nazaré, el sexto toro de la noche, que había proporcionado a Joao Moura hijo la oportunidad de un triunfo extraordinario, se llevó por delante a 4 forcados en 4 intentos del grupo de Portalegre por parar aquel toro, que no necesariamente era gordo, pero tenía una contundencia a la hora del embroque con el forcado de caras, que pobre de este, volaba por los aires e iba en camilla camino de la enfermería... Es la Fiesta, con la emoción y el indudable riesgo que puede proporcionar el toro, cuando este es de verdad-verdad, y se hace presente en la plaza.

Mejor suerte que los forcados de Portalegre tuvieron los de Lisboa, aunque no fueron fáciles sus empeños en los tres toros que les tocaron en suerte. Pegas con buen oficio, en dos de los tres casos consumados, muy aseados sin duda en su desempeño los forcados lisboetas, sucesores del inolvidable Salvaçao Barreto y del no menos inolvidable José Luis Gomes, presente entre barreras y aconsejando como el tan bien sabe hacerlo, ahora que uno de sus hijos es quien ejerce como cabo en el grupo.

El maestro Antonio Telles, pese a su buen deseo y empeño, tuvo una mala noche. En el primero, que cortaba el viaje en ocasiones, Ribeiro Telles sacó de oficio y dio la vuelta al toro, como suele decirse en casos como ese. Era el ejemplar de más peso de la corrida y sin embargo con aceptable movilidad. Pero en el cuarto toro, Telles se descompuso con la violenta cogida antes referida; lo que vino detrás supo más a cumplir el expediente, esforzándose en agradar a base de veteranía y recursos. Con todo, no debió de dar la vuelta al ruedo, dado lo escandaloso del episodio inicial, al borde de la tragedia, cavaleiro y caballo. 
El mismo meticuloso Lorenzo Lucio, director de corrida que negó una banderilla más a Tito Semedo en medio de una gran bronca del público, tragó permitiendo la vuelta de Antonio Telles, que debería haber sido recriminada por el inteligente... Así no se prestigia la Fiesta.

TITO SEMEDO
Tito Semedo, torero víctima de la politiquería y enjuagues a los que son tan dados empresarios y apoderados en Portugal, volvió a demostrar lo que hace años es... un cavaleiro de la cabeza a los pies. Gran equitador, maneja los caballos con singular destreza, Semedo se metió al público en el bolsillo, con un toreo que tiene mucho de verdad, bastante de espectacular y no poco de autenticidad, la que el siempre ha tenido en su desempeño profesional. Semedo merece muchas más plazas importantes, no solo Nazaré, donde podría parecer que torea enchufado, al ser yerno del empresario Fernando dos Santos. Injusto es pensar eso. Semedo se merece estar en los carteles de su suegro, pero también en los de empresas como la de Lisboa, que -evidente resulta- le ha venido ignorando años atrás...
Una cosa si es clara : con actuaciones como las de este sábado en Nazaré, Semedo está proclamando a gritos, la injusticia que con el estan cometiendo no pocos de los taurinos que cortan el bacalao en Portugal.

MOURA JR.
Finalmente, Mourinha. El hijo de Joao Moura -tiene 2 hijos, ya cavaleiros de alternativa-; el Moura Jr como se anuncia en los carteles, el hijo medio independizado, que lo apodera el ex torero Rui Bento Vásquez, tuvo dos actuaciones muy importantes este sábado noche en Nazaré. En el tercer toro de la noche, bordó por momentos el Toreo a Caballo. Pero en el sexto, hubo momentos sublimes, de éxtasis casi, con el caballo que utilizó en banderillas, convertido en una muleta constantemente, toreando de frente, a la grupa, de costado, con giros y cruces en un palmo de terreno, movimientos inverosímiles con el caballo, que llevaron al público a ponerse en pie en muy diversas ocasiones, frotándose los ojos ante lo que estaba viendo. Una enorme actuación, en ese toro que cerraba plaza y que lleva al cronista a escribir esto en caliente casi, casi recién salido de su lugar en la madrugada de la entrañable plaza de Nazaré, donde todo se cuida al máximo detalle, y donde la banda de música -excelente- es un valor añadido, que convierte las corridas de toros allí, en un verdadero lujo organizativo.

EUGÉNIO EIROA