El entorno violento del Vitoria de Guimaraes continúa labrando su leyenda negra : apedreado un convoy con cientos de seguidores del Braga

Un grupo de seis autocares que circulaban con escolta policial por la autopista hacia Braga, recién salidos de Guimaraes, fueron atacados por desconocidos que lanzaron sobre ellos enormes piedras desde un paso elevado sobre la vía rápida.

Los autocares transportaban a cientos de aficionados del Braga, que regresaban tras presenciar el triunfo de su equipo en el estadio del eterno rival, el Vitoria de Guimaraes. El enorme despliegue policial para este partido, 400 policias de las escuadras de Guimaraes y Braga, no pudo sin embargo evitar esta trampa tendida al grupo expedicionario antes citado, en unos hechos que afortunadamente se saldaron con un herido -que recibió asistencia hospitalaria- y serios impactos en 2 autobuses y enorme susto generalizado en los cientos de ocupantes de este convoy organizado por el propio club bracarense.

Mejor suerte tuvieron otro millar de aficionados, integrantes de otro convoy de numerosos autobuses, colectivo expedicionario organizado por las peñas y claques del S.C. de Braga. Estos autocares partieron de Guimaraes 20 minutos más tarde que los atacados y acabarían por completar el trayecto hasta Braga sin mayores problemas.

Por su parte, los autocares apedreados permanecieron parados durante 20 minutos en un arcén de la autopista Guimaraes - Braga, hasta que la policía reordenó su dispositivo, siendo llamados al lugar de los hechos, equipos especiales de intervención de la GNR y del INEM (Emergencia Médica) para hacerse cargo de la situación creada y ser evacuada la persona herida por los impactos del estallido de una de las ventanas del autocar en donde viajaba.

No es la primera vez que salvajes de este calibre, supuestos adeptos al parecer del Vitoria de Guimaraes, se comportan de modo potencialmente asesino (pudo haber sido una tragedia lo de esta noche pasada en la autopista A11).  Ya célebres -por otra parte- son las esperas, emboscados en la semi-oscuridad del parque arbóreo que rodea el Norte del estadio Afonso Henriques, protagonizadas por salvajes que acosan a los espectadores que salen de la grada destinada a los visitantes, cuando estos van por libre y no integrados en grupos expedicionarios de por si escoltados por policías. Acorralar a los que suponen seguidores indefensos del rival es el deporte favorito de varias pandillas de trastornados peligrosos, que han llegado el caso de acuchillar en la pasada temporada a dos pacíficos seguidores del Sporting de Lisboa que salían del estadio tras el partido que habían presenciado y pretendían dirigirse a pie a su automóvil.

Fue el 1 de noviembre de 2014, cuando 2 personas resultaron heridos, fueron acuchillados, eran seguidores del Sporting de Lisboa que fueron acorralados -por salvajes supuestos adeptos del Vitoria de Guimaraes- y heridos -uno de ellos grave- teniendo que ser internados en el hospital vimaraniense entonces. Días después, un tipo de 20 años, con antecedentes policiales, sería detenido como presunto autor de los hechos de acuchillamiento, ingresando entonces en prisión preventiva.