ENCE vuelve a explicar, por activa y por pasiva, que sus inversiones y mejoras están ahí y no son un cuento de hadas

La pura y dura realidad. Guste o no guste, los datos objetivos lo dicen : en el año 2010, el impacto oloroso de la actividad de Ence en Lourizán podía ser apreciado, como media, durante 140 minutos cada día. O lo que es lo mismo: 4.200 minutos al mes. Durante todo el pasado mes de agosto, el impacto oloroso se quedó en 29 minutos, menos de un minuto al día. “Todavía es demasiado”, puntualiza el director del Centro de Operaciones de Ence en Lourizán. “Nuestro objetivo es el Olor Cero”, reiteró el ejecutivo de la fábrica.

Empacado de láminas/pasta de papel totalmente
libre de cloro, que produce ENCE
Por activa y por pasiva, Ence (Celulosas) ha manifestado su voluntad firme y su garantía de inversión del dinero necesario para que la factoría, en el plazo de dos años, entre ya definitivamente en un plano de ausencia alguna de problemas -por mínimos que fueren- para el medioambiente de la zona donde está enclavada la factoría de Lourizán. Más, después de las muchas mejoras ya puestas en práctica, es imposible. No cabe mayor nivel de compromiso -y de garantías, pues estas serán manifiestas llegado el caso-.

La empresa Ence ha renovado públicamente su compromiso, se ha dado nuevamente un plazo de dos años para acabar al completo y definitivamente con los olores de su fábrica de Pontevedra. "Estoy personalmente convencido de que vamos a llegar al cero", ha dicho hoy en Pontevedra el director de la planta, Antonio Casal, en una rueda de prensa, para anunciar esta y otras medidas de mejora del proceso fabril. Casal ha señalado que el descenso de olores, en todo caso, en los últimos años ha sido "tremendo y más que notorio" y ha atribuido la percepción de algunos vecinos de que la planta sigue oliendo mal a un "efecto boomeráng" provocado por los propios avances de la factoría en ese sentido, de modo que "cuando se dice que huele es equivalente a cuando antes se decía que no olía, porque antes estábamos acostumbrados a otra cosa". Casal y el responsable medioambiental de la fábrica, Carlos Casas, han señalado ante los medios de comunicación que el número de episodios en los que la fábrica emite olores ha bajado desde 140 minutos al día en 2010 a un solo minuto el pasado agosto. El plan para neutralizar definitivamente el olor a "coliflor", como ha descrito Casas, implicará una inversión de cuatro millones de euros, que se sumaría a otros cuatro destinados a eliminar la emisión de vapores por las chimeneas, acumulables a los otros ocho que ya se han invertido en los últimos cinco años para los mismos fines. Esta inversión está supeditada, como es lógico y razonable, en la línea de los últimos avances que viene anunciando la compañía, a la concesión de la prórroga de la actual ubicación sobre los terrenos de dominio público junto a la ría de Pontevedra, más allá de 2018. Casal ha señalado también otras posibilidades de colaboración con las administraciones para el aprovechamiento del calor residual que genera la planta, que ya se usa para calentar las cercanas piscinas de Pontemuíños, con un ahorro para sus responsables de 150.000 euros anuales, según su cálculo. "Ence es una empresa abierta a la Sociedad en la que se inscribe y dispuesta siempre a colaborar y aportar las innovaciones y mejoras que genera, de modo que  puedan beneficiarse terceros", explicaron sus dirigentes.

El Director General de Operaciones de Ence en Pontevedra, Antonio Casal, ha avanzado pues, este miércoles, la voluntad de la empresa de compartir con la ciudadanía la energía térmica excedentaria del complejo industrial de Lourizán. Las adecuaciones previstas en la fábrica de Ence para los próximos años permitirán liberar energía térmica por lo que Antonio Casal indica que "podría ser interesante analizar, conjuntamente con las administraciones públicas, la búsqueda de nuevos usos para este calor excedentario".

Antonio Casal y el jefe de Calidad y Medioambiente de Ence en Pontevedra, Carlos Casas de Ron, reconfirmaron en rueda de prensa que está cerrada la inversión y por tanto previsto invertir 8 millones de euros en los próximos dos años para la conclusión de los planes de eliminación de olores y vapores.  Según sus datos, en el año 2010, el "impacto oloroso" de la actividad de la pastera podía ser apreciado, como media, durante 140 minutos al día (4.200 minutos al mes), sin embargo, aseguran que a día de hoy ese impacto es de menos de un minuto al día (29 minutos al mes). "Aún es y, desde luego, que nuestro objetivo inmediato es olor cero", afirmó Antonio Casal. Para continuar avanzando en estos objetivos, Ence prevé modificar sus sistemas de conducción de vapor y de gases existentes en la fábrica e instalar, además nuevos equipos. En cuanto a la reducción de partículas emitidas por Ence a la atmósfera aseguran que se han reducido en el último trienio (2012-2014) en más de un 37%.

Ence quiere quedarse en Pontevedra -de ello no hay duda- y ha dado reiteradas muestras de su buena voluntad y garantías de que afrontará sus compromisos : prometen una inversión que superará incluso los 20 millones de euros para anular lo que resta del impacto de su papelera de Lourizán e incluso podrían aumentar la plantilla de trabajadores en un plan de expansión futura que contemplan.
La realidad es esa; muy importante en tiempos que siguen siendo de crisis económica y en una zona, Pontevedra-Marín, especialmente la capital, desindustrializada, con cotas de paro harto preocupantes y donde la Administración local está mas preocupada de peatonalizar, de colocar chepas en el asfalto y de poner multas a los que vayan a más de 30 kms/hora que de facilitar la industrialización y la promoción de empleo.
Pero la polémica política está servida entre los empeñados en expulsar a ENCE (BNG, PSOE, otras formaciones de izquierda y grupúsculos de agitación afines) y los que defienden que debería poder quedarse en donde está siempre que garantice las mejoras que ha ofrecido en su proceso fabril (PP y comité de empresa y gran número de ciudadanos preocupados por la situación económica de la comarca).
Afirman los partidarios del veto que la destrucción de empleo se compensaría con la creación de otros puestos de trabajo nuevos —en el turismo y el marisqueo, supuestamente— "pero dice el refrán que más vale pájaro en mano que ciento volando, y si hablamos de empleo no corren tiempos que aconsejen arriesgar", explicaba recientemente el analista Alberto Varela. "Al PP le van a reprochar que haya cambiado de postura, porque si antes defendían un traslado a otro lugar -cosa realmente imposible por el dineral que supondría-, ahora, que saben que es o permanencia o cierre, optan por apoyar la continuidad de la papelera con mejoras medioambientales. ¿Cambio de criterio?. Sí, pero de sentido común. Los trabajadores lo tienen claro desde hace tiempo. Oculta la izquierda que, al margen de polémicas políticas, la decisión de si Ence se queda o no en la ría va a ser técnica. Son los especialistas los que tienen que emitir un informe después de evaluar el impacto ambiental de la factoría: si cumple la normativa, la resolución de la Xunta será positiva, y si no cumple, lo será negativa; otra cosa sería prevaricar...", señala el analista antes citado, mientras Rafael G. de Mendoza, químico y experto medioambiental, recuerda que "como alguien bien recordaba no hace mucho, en el diario ABC, los mismos que ponen el grito en el cielo con los problemas de viabilidad de Alcoa o de Megasa, apuestan por destruir la industria en Pontevedra, y lo peor es que lo hacen porque son rehenes de una reivindicación que hace décadas podía tener sentido, pero que hoy en día, con todas las mejoras y garantías introducidas por la nueva propiedad de la empresa, en el proceso fabril, mas las garantías de inversión que ahora mismo da, ha quedado desfasada. La excusa del medio ambiente ya no vale; que le digan a la cara a los trabajadores que quieren cerrar una fábrica que funciona bien, que cumple con la normativa y que tiene perspectivas de crecimiento simplemente porque la zona quedaría más bonita sin ella. Sería algo imperdonable".