Por aquí había que haber empezado, hace tiempo, señores del SERGAS...

Todo parece indicar que el nuevo hospital de Vigo en breves días reanudará el proceso de admisión una vez analizados los aires que allí se respiran y estar estos exentos de peligros bacteriológicos. En medio de esta buena noticia, aparece la sesión del Parlamento gallego, en donde ha habido más que palabras entre la Oposición y los proclives al Gobierno gallego. En nombre de este, habló la polémica conselleira Rocío Mosquera. Y a buenas horas, mangas verdes... Dijo lo que tenía que haber dicho, predicado y explicado a toda la ciudadanía, hace un par de años, incluso hace un año, medio... no solo ahora, cuando el escándalo es una realidad y el daño de imagen que el hospital tiene, es ostensible.

Mosquera ha asegurado que se optó por un modelo público-privado para la construcción porque «era facer ou non facer o hospital». Por lo tanto, según la conselleira, no se podía hacer de otra forma, no había dinero para semejante inversión. Era la única manera, dijo, de lograr un hospital «no peor escenario económico» y de hacerlo «no menor tempo posible».
Ciertamente, para este viaje, no hacían falta semejantes alforjas. Semejante argumentario -que es verdad plena- tenía que haber estado permanentemente en boca de los torpes dirigentes del SERGAS, pero no ahora... sino desde hace mucho tiempo atrás. Y otro gallo les habría cantado, porque a sus opositores les sería mucho más difícil catequizar, o manipular a la Opinión Pública. Ahora, suena un poco a tarde... 
- JUAN de la OLIVA