Elecciones en Portugal > análisis de lo sucedido y lo que está por venir : elecciones anticipadas a la vuelta de poco más de un año

Al borde del cierre del escrutinio parecía este del gráfico el
resultado, pero ya al 100% las cosas aún aumentarían
+2 diputados para "Portugal á frente" y el consuelo
de +3 diputados para el Partido Socialista
LISBOA ( Crónica de Xavier Bosch, enviado
especial de MORRAZO TRIBUNA )

La coalición de centro-derecha Portugal á frente, integrada por el PSD y el CDS-PP, es decir, el actual gobierno de Portugal, ha ganado las elecciones generales, con un 36,85% de los votos emitidos y logrando 97 diputados (A los que habría que añadir otros 5 diputados alcanzados por el PSD que se presentó en solitario, también, al margen de su presencia en la coalición vencedora, "Portugal á frente". 102 votos garantizados como disponibles en el Parlamento...).
Mútua felicitación entre Passos Coelho y Paulo Portas
El Partido Socialista, 32,38% -83 diputados-, que hace semanas era el favorito según una mayoría de los analistas, se dio la bofetada de la mano del actual líder, António Costa, lo que hizo que esta misma noche, la iracunda socialista Ana Gomes comenzase a dar palos de ciego verbales, a ver si algo le cae en un próximo congreso del PS con el que ya ahora mismo se especula. Lo cierto es que

António Costa se apresuró esta noche a decir que el no dimite pese a la derrota. Costa es el mismo que apuñaló políticamente al anterior líder sociata, António José Seguro, al que ridiculizaba en público por sus triunfos en las elecciones municipales y europeas, señalándolos como "vitórias pocochinhas" (triunfos escasitos, sin valor...). En muy pocos meses, Costa ha llevado al PS de los triunfos "pocochinhos" a la derrota "vergonzante" de este domingo, cuando partía como favorito antes de comenzar la campaña electoral.
El tandem Passos Coelho (PSD) + Paulo Portas (CSD-PP) pidieron esta madrugada formar gobierno : "hemos ganado, sin dudas, tenemos ese derecho a gobernar", si bien no negaron su voluntad de dialogar con el partido Socialista. Hay quien habla de una posibilidad : que el presidente de la República fuerce una entente -ahora mismo remota- entre PSD, CDS-PP y Partido Socialista, para formar un gobierno del llamado bloque central. Una especie de gobierno estable a la alemana...
Conscientes de que esta posibilidad existe, los radicales filocomunistas del Bloco de Esquerdas, 10,21% de los votos (19 diputados), que han resucitado en estas elecciones, enseguida dieron a entender que si es necesario se alían con el PS y con los comunistas propiamente dichos (CDU, integrada por el Partido Comunista Portugués y los Verdes, 8,25% de los votos -16 diputados-), con tal de impedir un gobierno de Centro Derecha.
Ya en campaña, sorprendentemente, los comunistas tradicionales de la CDU y los nuevos comunistas del Bloco de Esquerdas se habían ofrecido públicamente para -en contra de sus deseos de otras veces- formar gobierno si la ocasión aparece. De ahí el ofrecimiento, en la madrugada de este lunes, tal vez...
Pero el Partido Socialista sabe muy bien que si se alía con los Comunistas tendrá condena electoral futura, con toda seguridad. El PS, que está más cerca del PSD y CDS-PP que de los comunistas, pagaría muy caro una alianza con estos. Iría incluso contra buena parte de los principios de su electorado más fiel. En Portugal, a diferencia de España, lo de gobernar al precio que sea... no es tan fácil ni tan frecuente.
Con este panorama, lo probable es que el PS opte por facilitar la investidura de Passos Coelho y un gobierno PSD-CDS/PP, que lo sería en mayoría minoritaria. Probablemente saldría adelante un presupuesto de combate para el primer año o año y medio de legislatura -como mucho-, Passos Coelho gobernaría hasta que los Socialistas dijesen basta... ¿Cuando sería esto?. Cuando el PS, que parece abocado a un nuevo congreso regenerador del Partido y de sus actuales dirigentes, se considerase preparado para afrontar unas nuevas elecciones. Llegado ese momento, el PS bloquearía la acción del Gobierno y forzaría la convocatoria de nuevos comicios. Para entonces, el bloque gobernamental que dirigen Passos Coelho y Paulo Portas procuraría representar ante la ciudadanía un papel de víctimas, explicar que la izquierda solo piensa en si misma, a costa del bienestar del país... y buscaría la mayoría absoluta en las nuevas elecciones.

Contra viento, marea y pronósticos, PSD y CDS/PP, el actual gobierno, han merecido la confianza de la mayoría
de los que fueron a votar este domingo en Portugal. (foto : diario Público)
Una mayoría absoluta que este domingo no ha podido lograr el tándem gubernamental, aunque su triunfo, inapelable, es todo un éxito indudable, después de 4 años de recortes y sacrificios tremendos, en un país empobrecido y estrangulado por las políticas implantadas y exigidas por la Troika y llevadas a cabo por el Gobierno que acaba de ganar en los comicios. Claro que, en Portugal, a diferencia tal vez de España, la memoria de las gentes no es tan corta como parece, de modo que son muchos los que no olvidan que el país tuvo que ser rescatado tras la funesta anterior gestión socialista y a petición del entonces primer ministro José Sócrates, encarcelado hasta hace poco en el Alentejo y ahora en prisión domiciliaria.