Nuestro director, EUGENIO EIROA, atropellado por el Servei Catalá de Tráfic : ¡échale hilo a la cometa!

UN RELATO de nuestro director, EUGENIO EIROA

Vivimos en el país que vivimos y... las consecuencias son estas. Sin duda.

Quien esto firma recibió en el día de hoy una carta certificada, cuyo acuse de recibo firmamos, procedente del Servei Catalá de Transit, o sea, de los que ponen -y cobran- las multas en las carreteras de Catalunya.

--¿Qué tengo que ver yo con el Servei Catalá si hace muchos años ya que no pongo los pies en Catalunya?... Fue lo primero que me dije. 

Abierto el envío, me encuentro con que, según estos señores, el día 30 de agosto de 2015, a las 20:22 horas, en el kilómetro 15,5 de la vía C-32 (La autopista C-32 es una autopista de peaje que discurre por diversas comarcas catalanas paralela a la costa del Mediterráneo. Es -al parecer- una autopista de peaje cuya concesionaria es Aucat (filial de Abertis)), este servidor de ustedes supuestamente cometió una infracción grave, conduciendo un Citroen, de matrícula exactamente igual a la del coche de mi propiedad. 
Se me atribuye circular a velocidad de 190 km/h. excediendo la limitación genérica de 120 km/hora. Y se asegura que tal velocidad fue medida con un cinemómetro Multanova 6F-MR, mostrándose una fotocopia de la supuesta foto tomada por el aparato, donde se ve la sombra de un coche en medio de la oscuridad y una matrícula que en apariencia coincidiría con la del vehículo de mi propiedad. 
¿Resultado?. Me dicen que soy pecador, me imponen 500 euros y descuento de 6 puntos. 
¡Y ancha es Castilla...!. Perdón : ¡ancha es Catalunya!, quise decir.

Además de haberme jodido el día, pues he dejado de trabajar para preparar el recurso a enviar a estos personajes del Servei Catalá de Tránsit... (¿quien me indemniza a mi en mis pérdidas?) constato el abuso del que me siento objeto, el atropello a mi persona que deriva en indignación -¡qué menos!- y la merienda de negros de la que tan injusta y falsamente me hacen formar parte.

En aras de no perder la compostura, trataré de ir al grano, para que ustedes vean a dónde hemos llegado en este país, con casos como este, del que soy víctima.
Ya no sueño con que me pidan perdón, me presenten disculpas, me regalen una foto dedicada del honorable Mas, o me den un vale para que cuando vuelva a Catalunya a ver a mi querida tía -y hace ya muchos años que no pongo los pies allí-- pueda ir gratis en el metro... No espero nada de gentes tan ocupadas con el proceso independentista que tienen tan maravillosos aparatos que imprimen imágenes que presentan la matrícula de tu coche como supuestamente infractor en Catalunya, cuando la realidad es que tu estas, con tu coche y con esa matrícula, ese día y a esa hora, en la bimilenaria ciudad de Braga (Portugal)... ¡qué tiene narices el asunto!.

Vamos ya a ponernos muy serios, señores del Servei Catálá de Tránsit. Muy serios, ¡eh!.

1.- EUGENIO EIROA FRANCO lleva años ya, demasiados años, sin pisar Catalunya.

2.- EUGENIO EIROA FRANCO, ni con su actual vehículo, ni con ninguno de los anteriores, jamás circuló por la C-32 y por tanto jamás pasó por el kilómetro 15,5 a 190 km/h de velocidad. Ni ayer, ni hoy, ni nunca, incluido el 30 de agosto de 2015, a las 20 horas y 22 minutos.

3.- EUGENIO EIROA FRANCO -y a mucha honra- es socio del Sporting Clube de Braga. Cada vez que asiste a un partido en el Estadio Municipal de Braga, queda registrada su presencia a través del programa informàtico/lectura código de barras, apareciendo mientras atraviesa físicamente el torno, su número de socio y su nombre al completo, en una pantalla de plasma bien visible en la zona de acceso. Así sucedió el 30 de agosto de 2015.
Y ese día 30 de agosto de 2015, a las 20:22, finalizado ya el partido de fútbol en Braga, se encontraba a punto de arrancar su coche -con la misma matrícula que tan injustamente multa el Servei Catalá de Transit- en un parking situado a las afueras del Estadio Municipal de Braga. 

4.- EUGENIO EIROA FRANCO, en el día 30 de agosto de 2015, conduciendo su coche, con la misma matrícula que el Servei dichoso pone como supuestamente infractora ese día en territorio catalán, se dirigió a la ciudad de Braga, para asistir al partido de fútbol Sporting de Braga-Boavista, que terminó con triunfo local por 4-0, iniciándose el juego a las 18:00 hora española (17:00 hora portuguesa). De modo que alrededor de las 20 horas, EUGENIO EIROA FRANCO salía del estadio bracarense, al que había accedido, quedando registrado electrónicamente su acceso y presencia al estadio, a través del código de barras de su carnet de socio del club. Por tanto, estaba en Braga, traladándose allí en su coche... y a esa hora de pecar en una autopista que le atribuye el Servei, las 20:22, finalizado el partido, estaba a punto de arrancar su coche para retornar a la provincia de Pontevedra (todavía España), tras haberse tomado un refresco en el Café Estadio, situado en la alameda inmediata las puertas de acceso/salida del Estadio Municipal de Braga.

5.- No solamente es rotundamente falso que EUGENIO EIROA FRANCO sea infractor grave el 30.08.2015, a las 20:22 horas, en territorio catalán, pues estaba en territorio portugués ese día y a esa hora. Es que, además, sería imposible que a bordo del vehículo legalmente correspondiente a la matrícula que se cita, pueda alcanzar la velocidad de 190 km/h, pues el coche de su propiedad y con la matrícula que se cita por el Servei, tiene una velocidad máxima registrada por el fabricante de apenas 180 kms/h.

6.- Existen testigos sobrados de que EUGENIO EIROA FRANCO y su vehículo, con la matrícula que multa injusta y erróneamente el Servei, estaban en el caer de la tarde del 30 de agosto en Braga y en territorio portugués. 

7.- A mayor abundamiento : EUGENIO EIROA FRANCO y su vehículo con la matrícula que el Servei Catalá pone por pecadora el 30 de agosto en territorio catalán, resulta que -como documentalmente acredita el sistema VIA-T  - a las 14:48 del 30 de agosto pasaron el peaje de la Aautopista Puxeiros-Tui; a las 14:14 hora portuguesa pasaron el peaje de la autopista Brisa en el trayecto Valença do Minho-Anais; continuando luego por la carretera hasta Braga. Como también acredita el sistema VIA-T y registraron las cámaras de las autopistas, EUGENIO EIROA, su coche y su matrícula, pasaron por el tramo de peaje de autopista Anais-Valença do Minho a las 20:03 (21:03 en España), en su regreso a la provincia de Pontevedra, el mismo día 30, tras presenciar el partido Sp. de Braga - Boavista. Ingresaron en el tramo de autopista Tui-Puxeiros a las 21:15... etc. etc. etc. 

¿Qué más hace falta para probar que ni EUGENIO EIROA FRANCO, ni su Citroen actual, ni la matrícula de este su coche, estaban en Catalunya sino en Braga-Portugal, a las 20:22 del dichoso día 30 de agosto?.

Como ciudadano pero también como periodista profesional con más de 40 años de ejercicio ininterrumpido, me veo en la obligación de denunciar este atropello. Y en la necesidad de perder ahora muchas horas de mi habitual trabajo para recopilar pruebas y documentos que enviar junto a un recurso a estos señores del Servei Catalá de Tránsit.

Obviamente : tendré mucho gusto de consignar aquí en su día, lo que me indiquen como resolución a mi recurso. Y si fueren disculpas, felicitarles por hacerlo. No se me caen los anillos. En todo caso, esperemos acontecimientos, a ver qué pasa. Pero ándense ustedes con cuidado, porque este era un lunes tranquilo y ya ven cómo apareció algo que acabó jodiéndolo... Sea como fuere, parece que el asunto que relato tiene más víctimas por lo que existe incluso una plataforma de afectados en Facebook. E incluso en su día, un par de años atrás, mereció página entera en El Mundo de Baleares (ver imagen adjunta). Ahora merecerá página en MORRAZO TRIBUNA, edición impresa que sale a fin de octubre...

Pulsar en imagen para ver grande
¿Cómo era aquello...?.
¡Visca el Barça!
¡'Visca Catalunya!