Remodelación oportuna y muy necesaria

La remodelación hecha por el presidente Feijóo, para afrontar el último año de gobierno del actual mandato al frente de la Xunta, es no solo oportuna, sino muy necesaria. Especialmente el relevo al frente de la Consellería de Sanidad, donde las torpezas de la señora Mosquera eran ya demasiadas como para que fuese a tener bula por 4 años. La reciente foto de esta mujer, en una de sus visitas al complejo hospitalario de Vigo, perseguida por iracundos trabajadores sanitarios, y huyendo por el pasillo esbozando junto a un par de acólitos, una sonrisa absurda donde las haya, es un canto a la mala imagen que esta buena señora, con su gestión poco menos que instalada en el aquí mando yo, había trasladado tan inoportuna como innecesariamente a la Sanidad pública gallega.
Ha sido cesada, con el disfraz de una remodelación de Gobierno, pero su cese estaba cantado hace ya unos meses. No es solo lo mal que ha gestionado la puesta en marcha del "Alvaro Cunqueiro". Son muchas más cosas que la acreditan no precisamente como una buena conselleira de Sanidad. El golpe de timón dado por el presidente Feijóo no solo es oportuno en este caso, sino muy necesario. Y lástima que no hubiese sucedido hace cuatro meses. Otro gallo cantaría, probablemente, en el "Alvaro Cunqueiro". Mas nunca será tarde, si la dicha es buena finalmente. Y el elegido para reemplazar a la inefable Mosquera es personaje público que hasta la fecha ha manifestado capacidad de diálogo, de gestión, de talante... Tiene delante el serio problema de enderezar lo que torció y no supo explicar su antecesora; pero conociéndole como le conocemos, sabemos que era una de las personas idòneas para el cargo, difícil cargo, que le ha tocado en suerte. - JUAN de la OLIVA