2/1/16

Abel Caballero, en desbordante euforia ante la llegada de Ryanair, proclama que "hoy el aeropuerto de Vigo vuela ya a velocidad supersónica"

Abel Caballero, alcalde de Vigo, acudió a Peinador, poco menos que a dar la salida al vuelo Vigo-Barcelona de la compañía Ryanair. Desde luego, tras poner la pasta el Concello de Vigo para que Peinador pueda ser origen y destino de vuelos Ryanair (la aerolínea Ryanair ganó el concurso convocado el año pasado por al Ayuntamiento de Vigo por 4,4 millones de euros), Caballero subió a los altos de Peinador a por todas y a reivindicar su gestión al respecto de la nueva línea con Barcelona.
Caballero indicó a un grupo de periodistas que el primer vuelo hacia Barcelona de Ryanair salía con una ocupación de 98 % de las plazas, de manera que "solo quedaban tres libres". Añadió que la compañía irlandesa espera una ocupación media del 65 % al 70 % de plazas en esta línea entre Vigo y Barcelona, y alabó "la relevancia que eso supone para el aeropuerto de Peinador, que crece de manera exponencial", reflexionó. Abel Caballero señaló que probó el sistema de reservas de Ryanair y constató que un vuelo de ida la próxima semana a Barcelona y de regreso la siguiente tendría un coste total de unos 50 euros. "Es más barato ir a Barcelona y volver, que coger un taxi del aeropuerto de Madrid al centro de la ciudad", comentó para luego añadir que la nueva ruta aérea diaria entre Vigo y Barcelona es "de viaje de negocio, de empresa, de turismo o familiar, por lo que va a significar una mejora prácticamente incalculable para Peinador. Pues dentro de poco empezarán a operar los vuelos internacionales que van a revolucionar el aeropuerto vigués, ya que Ryanair tiene previsto instaurar líneas con Dublín y Bolonia, y más adelante con Milán y Edimburgo, lo que supone una elevada potencialidad económica, empresarial y turística", comentó Caballero. "Hoy el aeropuerto de Vigo vuela ya a velocidad supersónica", dijo el alcalde, visiblemente satisfecho de la nueva ruta de Ryanair, y apostilló que eso supone "ratificar lo que queríamos, el despegue definitivo" de Peinador.
(Foto : AENA)