7/1/16

"Camina o revienta" : los Reyes Magos trajeron carbones de Vila do Conde para Lopetegui (1-1)

Sporting de Lisboa ganó 0-6 en el campo del equipo revelación de la Liga portuguesa. El Benfica hizo 6-0 al Marítimo de Madeira, equipo que hace poco había derrotado en O Dragao, al F.C. Porto para la Copa de la Liga. Por su parte, F.C. Porto, cuando se esperaba que reaccionase tras su derrota el pasado sábado en el campo del Sporting lisboeta, naufragó en su propio estadio de la avenida das Antas, empatando 1-1 ante un Río Ave que, encima, afrontó el partido sin algunos titulares.

Por su parte, Sporting de Braga se deshacía sin mayores problemas por 3-0 del Académica de Coimbra, asegurando con claridad el cuarto puesto -al menos de momento- en la tabla clasificatoria.

La jornada, entre semana, de la Liga portuguesa, en este día de Reyes, supuso carbones para Julen Lopetegui, que -al perder su equipo dos puntos hoy y estar ahora a 4 del líder, Sporting- tiene cada vez más difícil su objetivo, de dar la vuelta a la situación adversa que su equipo viene protagonizando desde que fue eliminado de la Champions, en la fase de grupos. Ahí está el punto de inflexión del Porto en la actual temporada. Sus jugadores han entrado en una crisis notable tras quedarse fuera de Champions. Tal mazazo acabó por echar por tierra su autoestima; desde entonces, el equipo de Lopetegui no es capaz de enderezar el rumbo, sus partidos son auténticos calvarios, agonías, evidente falta de confianza en sus propias fuerzas y... resultados que se van acumulando negativamente.

Un mediocampista que marque la función de enganche entre pivotes y puntas de ataque y un delantero centro, los necesita urgentemente Porto en este mercado de invierno. La recuperación del equipo pasa por apuntalar esas dos posiciones y, por la sustitución o no del entrenador vasco. Hasta ahora, Lopetegui tenía respaldo total de Pinto da Costa, el presidente portista. Pero la situación puede haber cambiado tras el fracaso de este noche, con el que sin duda, nadie contaba. 

MORRAZO TRIBUNA pudo saber, en fuente solvente, que el ultimatum a Lopetegui va a estar sobre la mesa en próximas horas. Si Porto gana en el campo del Boavista, duelo de rivalidad local previsto para este próximo domingo en el estadio do Bessa (18:15 horas), Lopetegui continuará al frente del actual proyecto portista. Si por contra, empata o pierde F.C. Porto, Lopetegui sería cesado inmediatamente.
Camina o revienta, parece ser el destino que le queda por delante a Lopetegui. Los dos puntos perdidos ante Río Ave, que ponen al Sporting en la lejanía de 4 puntos arriba, en cabeza, han supuesto que el técnico vasco vaya a vivir a partir de ahora, permanentemente encima del alambre, en lo que al campeonato de Liga portugués se refiere. 
Pero lo peor del caso, es que tras jugarse el ser o no ser el próximo domingo, en la Liga, frente a Boavista, en el campo de este; solo tres días después, el 13 de enero, Porto tiene que jugar de nuevo en el campo del Boavista, enfrentándose de nuevo a este equipo en cuartos de final, a partido único, para la Copa de Portugal. Otro día para jugárselo todo a una carta. Si Boavista elimina de la Copa al Porto -hecho en teoría improbable-, tambièn sería razón para el cese del amenazado Lopetegui.

"Tengo fuerzas para continuar, claro que si. Son momentos muy difíciles, pero tengo firmeza y decisión para intentar a tope dar la vuelta a la situación que tenemos. Si el presidente considera que debe mudar, sabe que por mi no tiene problema conmigo; pero yo no voy a dimitir, no es mi estilo, no es mi carácter arrugarme ante un cúmulo de adversidades. Hay que levantarse mañana con fuerza y hacer frente con más coraje que nunca y propósito de la enmienda, empezando por mi...", vino a decir Lopetegui en las comparecencias ante la Prensa, tras el fracaso (1-1) de este día de Reyes, ante Río Ave.