20/3/16

La que se avecina desde el final de marzo en la polémica plaza de Barcelos, en Pontevedra

El Gobierno en minoría del Concello de Pontevedra vuelve a la carga con sus exageradas medidas anti-automóvil. Ahora, cargándose estacionamientos y la mitad de las vías de circulación en la plaza de Barcelos. Un paso más -el enésimo y compulsivo- en el tradicional afán de hacer la vida casi imposible a los automovilistas, que caracteriza al alcalde Lores y sus afines compañeros gobernantes.
Resumiendo, así quedará la plaza de Barcelos ya... desde los próximos días.